jueves, 13 de enero de 2011

Sincerándonos

Después del primer post me gustaría dar una visión un poco más real de mí. Y es que, aunque la frasecita "es lo que tiene" siempre me hizo bastante gracia, en realidad, la utilizo poco, o menos de lo que debería. Porque está bien cuando no te quieres mojar (o cuando te has perdido en la conversación, cosa que me ocurre con frecuencia) pero, normalmente, me gusta mojarme. De hecho me gusta demasiado, a veces más de la cuenta.

Por ejemplo, alguien me dice "Mi novio/novia y yo hemos roto". Mira que es fácil decir, simplemente, "¡Vaya, qué putada!" (o, ¿por qué no? "Es lo que tiene") Pero, claro, el novio en cuestión es un gilipollas y es la ocasión ideal para decir "Vaya, me alegro, porque nunca me cayó bien". Te das cuenta de que has metido la pata cuando te miran con cara de sorpesa y pena a la vez mientras te preguntan "¿¿¿¿Ahh noooooo, y por qué no????". Mejor no seguir contestando.

Aunque claro, si te mojas, te mojas. Unas veces la cagas y otras no. De hecho, Anniehall, la instigadora de este blog, y yo nos empezamos a hacer amigos a raíz de un "Nunca me cayó bien" sobre su exnovio, poco después de la ruptura. En realidad dije bastantes más cosas. No me guardé nada.

Puede que sea porque soy paisano de una chica que trabaja en una óptica o por otro motivo, pero reconozco que me gusta decir lo que pienso y me gusta decirlo claro. E igualmente me gusta que me hablen claro.

No obstante, aunque me guste, tampoco voy de justiciero por la vida, repartiendo verdades a diestro y siniestro. Decir la verdad es algo que cuesta y que suele traer consecuencias, a menudo desagradables. De hecho, en mi tierra, la gente es tan sincera que no es raro que algunos, aún siendo familia, acaben a guantazos o dejándose de hablar por decirse lo que piensan. Por eso, después de fastidiarla unas cuantas veces por bocazas, intento, aunque no siempre lo consigo, reservar la verdad, sobre todo si no es agradable, sólo para quien la merece.

En resumen, para decidir si digo la verdad o no, intento aplicar el siguiente algoritmo:


aunque, con frecuencia, me sale este otro:


¿Qué le voy a hacer?, soy ingeniero y soy castellano. Es lo que tiene.

18 comentarios:

molinos dijo...

A mí todo lo que me has dicho ha sido agradable...no sé si soy maravillosa o mientes como un bellaco....aunque ambas cosas son compatibles.

"sorpesa" no..Sorpresa.

Y primer.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Casi primer.
Lo de los castellanos lo tengo muy trabajado. Los de Salamanca, Valladolid, Segovia y Avila sois secos de cojones.
Los de Zamora y Soria son algo más cachondos.
Los de Burgos son muy asi como por fa osea beige.
Y los de León unos cachondos.
Toma ya.

Sheldon dijo...

Algo secos sí que somos, sobre todo de entrada. Yo me di cuenta después de haber estado varios años en Madrid. Lo que dices de los de Burgos también lo veo un poco en los de León. De Soria conozco poca gente y los de Zamora que conozco son parecidos a los de Salamanca

Peter dijo...

Reconozco ser seco de Salamanca, pero según con quien. Y es que yo también soy sincero e incapaz de poner buena cara a alguien que me cae de kilo.

Anecdota personal:de copas 3 amigos, uno se sincera con nosotros y nos cuenta :

1.- que su novia se esta pensando dejar salamanca y volver a canarias, pero que no sabe que hacer, sobretodo por él

2.- que ella está agobiada porque al adelgazar se le han caido las tetas

En esto que nos encontramos con ella, con mala cara, y el 3º en discordia le dice qué te pasa.

Ella dice:"nada que estoy agobiada por una cosa..."

"sí, ya nos ha contado N"

"qué os ha contado?"

"no, que estás agobiada porque se te han caído las tetas"

Cruce de miradas y carrera de ella.

Anniehall dijo...

Yo te definí mucho mejor, que lo sepas.

Diossss, segundo post y ya has puesto dos algortimos. ¿En el siguiente toca excel?

Peter tíoooooo

El niño desgraciaíto dijo...

Bendita sequedad. Se dice lo que se tiene que decir y punto.

Respecto a los sorianos, en mi residencia había como veinte o treinta sorianos y todos eran peculiares por decirlo de manera políticamente correcta.

Tochi dijo...

A ver, una cosa es responder sinceramente a las preguntas, aunque no sea agradable, model Annie.
"Me queda bien esto?"
"Pues hombre, te marca un poco la tripa, prueba mejor un evasse de rasete" (o esas cosas que dice ella)
Y otra, que al verte te digan "Asustas al miedo de lo gorda que estás"
Ambos son sinceros, pero el 2º un maleducado y un gilipollas, por muy castellano que sea.

Sheldon dijo...

Tochi, tienes toda la razón. A eso me refería con no ir de justiciero por la vida repartiendo verdades. Hay mucho capullo que va diciendo por ahí cosas que, aparte de hacer daño, no aportan nada, por muy ciertas que sean.

También es cierto, que, a veces, te apetece decir algo para pinchar. A ver si los flujos que acabo de subir te convencen más.

El niño desgraciaíto dijo...

Ya decía yo que no eran los diagrams originales... (es una manera con cierto tacto de llamarte manipulador...)

Anniehall dijo...

Alucinante.

Por cierto tenemos un gin tonic (o dos) pendiente desde ese día que fuiste tan sincero que me dijiste que nos plantabas por otros...

Tocha, ¿rasete? eso no existe :P

molinos dijo...

Ni soy ingeniera ni castellana..bueno..ser de Madrid ¿que es?

A veces la sinceridad está muy sobrevalorada. Otras veces la gente no sabe apreciarla.

Tochi dijo...

Mucho mejor los corregidos, aunque yo casi pondría un
switch:
Case ¿Te han preguntado?
Case ¿Saldra algo bueno de decirlo?
Case ¿saldrá algo malo de no decirlo?
Juas juas, me encanta, realmente te va lo de Sheldon

Sheldon dijo...

Moli, sobre la sinceridad, yo creo que más que estar sobrevalorada, existe la absurda creencia de que es una virtud. Y no es verdad. La virtudes son
1. Saber cuándo hay que utilizarla y cuándo no
2. tener valor para utilizarla cuando toca.

Tochi, pareces mi jefe ¡¡¡Cada vez que comentas, me toca sacar una nueva versión de los flujos!!! Ahí la tienes y ya no cambio más.

ND, Peter, más que secos yo prefiero decir eficientes comunicando (la anécdota de las tetas es total)

Gordi dijo...

Y yo que pensaba que los ingenieros eran unos siesos... claro que con Juanjo empecé a cambiar esa idea.

el chico de la consuelo dijo...

No sabía que te habias echado un blog...
a tu edad ya era hora que te independizaras de los papis anijoles!!!
enhorabuena y abrazos

Sheldon dijo...

Gracias ECDC! Aunque, como ves, no estamos muy prolíficos. Un abrazo y bienvenido.

La Perfida Canalla dijo...

La sinceridad es un riesgo. Hay que saber a quien se la regalas. Hay personas que no saben que hacer con la verdad ¿no?

Por cierto soy Pérfida
Un saludo coleguita

Sheldon dijo...

Sí, hay personas que usan tu sinceridad para clavártela en cuanto te descuidas. Poco a poco lo vamos aprendiendo. Sé bienvenida Pérfida a este blog ultracongelado.